BANNERRR

Uno de los mayores inventos del siglo: El smartphone

Antes del iPhone, mucho antes de la web en las redes móviles y la última tecnología que cabe en el bolsillo. Antes, fue hace 20 años. En es momento, el primer teléfono inteligente en la historia hizo su aparición. ¿Su nombre ? El teléfono Simon.

IBMSimon


Pantalla táctil y tecnología futurista


Este teléfono inteligente estaba equipado con un lápiz táctil para presionar su pantalla táctil. Una equipación completamente futurista en 1994, que incluso hizo que el dispositivo se adelantara a su tiempo. Además de las llamadas, este teléfono tenía otras funciones: calendario, dibujo, toma de notas e incluso un organizador de calendario y contactos.


Pero esta joya comercializada desde agosto de 1994 también tenía algunos defectos. Tenía 23 centímetros de largo para pesar 500 gramos, y el agarre no era ideal. Pero su mayor defecto era su autonomía: sólo tenía una hora de reloj en la mano. Un poco limitado, incluso por el tiempo.

La revolución de los teléfonos inteligentes


Este teléfono tiene la capacidad de insertar aplicaciones de terceros, como juegos, hojas de cálculo o mapeo. En esto, fue realmente el precursor del iPhone. Así es como podemos decir que fue el primer smartphone, incluso en un momento en que esta palabra aún no existía.

Simon screen d2

En resumen fue revolucionario, fue el primer dispositivo que combinó los elementos de un asistente digital personal con tecnología móvil. El Simon fue el primer dispositivo en integrar estas dos funciones. Se venderon 50,000 unidades, a un precio de $899. Un precio elevado en un momento en que los teléfonos celulares no estaban democratizados.

ibm simon 1


¿Por qué este flop?

Simon estaba demasiado adelantado a su tiempo, y su comercialización no cruzó las fronteras de los Estados Unidos. Es necesario entregarle a César lo que es de César. Si hoy en día existen teléfonos inteligentes, sin duda es gracias a Simon.

La esferográfica o "Bolígrafo" de Ladislao Biro

Ladislao Biro Argentina Circa 1978

László József Bíró, conocido en países hispanohablantes como Ladislao José Biro (Budapest, Reino de Hungría, 29 de septiembre de 1899 - Buenos Aires, Argentina, 24 de octubre de 1985), fue un inventor y periodista húngaro nacionalizado argentino, que realizó un total de 32 inventos, entre ellos el bolígrafo, que le dio fama internacional.

Cuando Ladislao tuvo la idea de crear el bolígrafo, ya había inventado un modelo de pluma fuente, una máquina para lavar ropa, un sistema de cambios automático en los automóviles y un vehículo electromagnético. Siendo periodista, estaba molesto por los trastornos que le ocasionaba su pluma fuente (que era para diestros, y él era zurdo); cuando esta se le atascaba en medio de un reportaje. Entonces, junto con su hermano Georg, quien era químico, logró una tinta que era muy útil para la escritura a mano, pero que no podía utilizarse con la pluma pues se trababa al escribir. Pero Ladislao obtuvo la idea de cómo resolver este último inconveniente observando a unos niños mientras jugaban en la calle con bolitas que al atravesar un charco salían trazando una línea de agua en el piso seco: ahí se dio cuenta de que en vez de utilizar una pluma metálica en la punta, debía utilizar una bolita. La dificultad de trasladar ese mecanismo a un instrumento de escritura residía en la imposibilidad para desarrollar esferas de un tamaño suficientemente pequeño. Ladislao Biro patentó un prototipo en Hungría y Francia, en 1938, pero no lo llegó a comercializar.

[...]

Bolígrafo marca birome I

En 1940 formaron la compañía Biro Meyne Biro y en un garaje con 40 operarios y un bajo presupuesto perfeccionó su invento, realizando el 10 de junio de 1943 una nueva patente en Buenos Aires. Lanzaron el nuevo producto al mercado bajo el nombre comercial de Birome (Acrónimo formado por las sílabas iniciales de Biro y Meyne). Su venta al público fue de entre 80 y 100 dólares, un costo excesivo para esa época.3​ Al principio los libreros consideraron que esos «lapicitos a tinta» eran demasiado baratos como para venderlos como herramienta de trabajo y los vendían como juguetes para chicos. [...]

En 1943 licenció su invento a Eversharp Faber, de los Estados Unidos, en la entonces extraordinaria suma de USD 2.000.000, y en 1951 a Marcel Bich, fundador de la empresa Bic de Francia.

[...]

Extraído de:
Wikipedia

Las guitarras Fender y su inventor

Clarence Leonidas Fender (Anaheim, 10 de agosto de 1909 - Fullerton, 21 de marzo de 1991) fue un inventor y luthier norteamericano que fundó la compañía de fabricación de instrumentos eléctricos Fender(o Fender Electric Instrument Manufacturing Company), hoy conocida como Fender Musical Instruments Corporation, y más tarde, la compañía G&L Musical Products (G&L Guitars).

Leo Fender

Leo no era músico, no sabía tocar la guitarra. 

Como técnico calificado en electrónica, Leo Fender era contratado no sólo para reparar radios, sino también fonolas, sistemas de audio particulares y amplificadores. Como fruto de su trabajo, Fender se intrigó por los pequeños fallos en los amplificadores de esa época y comenzó a construir sus propios modelos y a modificar los ya existentes.

A comienzos de la década de 1940 se unió a otro entusiasta de la electrónica, Clayton Orr Kauffman, creando una compañía llamada 'K y F Manufacturing Corp.' para diseñar, fabricar y vender sus propios instrumentos musicales y amplificadores. La producción comenzó en 1945, construyendo guitarras Lap Steel hawaianas (con un modelo de pastilla patentada) y amplificadores. Antes de fin de año Fender se convenció de que era más provechoso fabricar que reparar guitarras eléctricas, y se dedicó completamente a esta labor. Kauffman no se mostraba muy convencido de esta decisión y a comienzos de 1946 ambos decidieron amistosamente seguir sus respectivos caminos.

George Fullerton y Leo Fender

Su gran amigo George Fullerton (más adelante socio y fundador de G&L) sí era músico. George tocaba la guitarra en un grupo local de country llamado Wint Nickles and the Gold Coast Rangers. Un día, George le planteó a Leo los problemas que tenía con el mástil de la guitarra. Juntos examinaron detenidamente la guitarra y llegaron a la conclusión de que el mástil estaba mal y que tendrían que cambiarlo. En aquel entonces, si una guitarra tenía un mástil defectuoso, tenían que enviarla al fabricante porque no había muchos luthiers cualificados que pudieran efectuar una reparación en condiciones; así que enviaron la guitarra al fabricante y pasaron varios meses antes de que se la devolvieran. Durante este tiempo, George tenía que pedir prestada una guitarra a sus amigos para poder tocar; si no la encontraba, los Rangers no podían actuar. Después de escuchar las quejas de George sobre su situación, Leo dijo: "¿Por qué diablos no atornillan sin más el maldito mástil y luego te envían uno nuevo? Así podrías arreglarte con el que tienes mientras llega el nuevo". Así pues, se pusieron a pensar y a darle vueltas a la idea de una guitarra eléctrica con un pasador en el mástil. Entre tanto, Leo pensó que si la guitarra iba a amplificarse con mucho volumen, sería mejor que el diseño de la caja fuera macizo en lugar de hueco. Después de todo, veía que las guitarras "lap steel" macizas producían
menos realimentación que las guitarras de caja hueca como la de George. Pasó un año hasta que Leo y George desarrollaron el primer prototipo de guitarra válido, modelo que fueron perfeccionando hasta que conseguir la Broadcaster®, más tarde rebautizada como Telecaster®.

16 de mayo: Nace en 1831 David Edward Hughes (De músico a inventor)

David Edward Hughes (Londres, 16 de mayo de 1831-ibíd., 22 de enero de 1900)

Hughes inventó el primer sistema de impresión para telégrafo, que patentó en 1855. La impresora telegráfica la inventó casi por casualidad. Hughes pretendía encontrar un mecanismo que transcribiera las notas musicales mientras se ejecutaba una pieza y así surgió la impresora telegráfica.Telégrafo de Hughes El telégrafo de Hughes era un telégrafo de impresión con un teclado parecido al de un piano. Cada tecla pulsada enviaba una señal y equivalía a una letra en la impresora situada en el lugar de recepción del mensaje. Este teclado del telégrafo de Hughes es el antecedente directo de las máquinas de escribir, de los teclados de ordenador, del sistema télex, etc.

Telégrafo de Morse

El telégrafo de Hughes superaba al telégrafo Morse, pues transmitía hasta 60 palabras por minuto, frente a las 25 del sistema Morse. Además, su sistema permitía imprimir con caracteres alfanuméricos normales sobre una cinta de papel que se pegaba sobre el impreso del telegrama recibido, facilitando su entrega directa al destinatario y eliminando la necesidad de escribir previamente el texto a mano por el telegrafista.

Como no podía comercializar su invento en los Estados Unidos, donde la patente la tenía Samuel Morse, en 1857 Hughes se esforzó en introducir su invento en su Inglaterra natal pero no tuvo éxito, por lo que lo intentó con los franceses. En Francia, su invento estuvo un año a prueba y, finalmente, fue adoptado por la Dirección de Correos y Telégrafos, y el emperador Napoleón III concedió a Hughes la medalla de Chevalier.

Algo similar le ocurrió por toda Europa. Los países adoptaban el telégrafo de Hughes y homenajeaban a su inventor:

  • En 1867, la Exposición Universal de París le concedió una de las diez medallas de oro diseñadas para premiar los mayores logros científicos del momento.
  • En Italia le concedieron las medallas de las órdenes de San Mauricio y San Lázaro.
  • En Rusia, en 1883 le concedieron la orden de Santa Ana.
  • En Turquía, el sultán le concedió la cruz de Medjidie.
  • En Austria, el rey le concedió la orden de la corona de hierro.
  • En Baviera, se le concedió la orden de San Miguel.
  • En España, se le concedió la Orden de Carlos III.
  • En Serbia, se le concedió la orden de Takovo.
  • En Bélgica, se le concedió la orden de Leopoldo.
[...] En España las dificultades en el suministro eléctrico en la inmediata posguerra -1939/1950- hicieron que se rescatara el Hughes como aparato de emergencia para los momentos de corte de energía. A principios de los años 1960, los bancos Español de Crédito e Hispanoamericano todavía utilizaban aparatos Hughes en los enlaces privados de sus oficinas centrales de Madrid con la Sala de Aparatos de la Central de Telégrafos del Palacio de Comunicaciones de Cibeles.

Es aquí donde se demuestra que la persistencia de una mente creativa y de la absoluta convicción de que su invención puede ser una gran aportación al mundo, cobra relevancia y absoluta trascendencia, dado que pese a ser rechazado en varios países, finalmente consigue el reconocimiento y acaba siendo comercializado en todo el mundo.

Además de su sistema telegráfico Hughes inventó en 1878 el primer micrófono, el micrófono de carbón. Este fue en sentido estricto el primer micrófono, dado que el teléfono de Alexander Graham Bell empleaba el mismo dispositivo electromagnético tanto para hablar como para escuchar.

Micrófono de Carbón

Hughes construyó el micrófono para demostrar empíricamente que era posible transformar el sonido en corriente eléctrica. Hughes descubrió que los contactos imperfectos constituidos por barras de carbón variaban su resistencia al compás de las vibraciones acústicas, por lo que si se intercalaban en un circuito que contenía una batería, se obtenía una corriente variable que reproducía fielmente las vibraciones acústicas. Cuando estas corrientes llegaban al auricular telefónico de Bell, se reproducía el sonido con mucha mayor intensidad que en el dispositivo original. La palabra micrófono no fue invento de Hughes, ya que la había utilizado mucho antes Sir Charles Wheatstone en 1827, cuando Hughes ni siquiera había nacido.

Descubrió, en 1876, que colocando una barra de grafito sobre otras dos conectadas eléctricamente a un altavoz podía reproducir el sonido. Al hablar sobre la barra libre, vibra por efecto de las ondas sonoras, abriendo y cerrando el contacto, lo que genera aumentos y disminuciones en el paso de la corriente eléctrica a través del carbón de acuerdo a la presión ejercida por las ondas sonoras sobre la barra, estos cambios de corriente permiten que una corneta conectada al micrófono reproduzca los sonidos. Este concepto permitió que se creara el micrófono de carbón, el cual fue patentado por Edison.

Además de sus célebres inventos, Hughes contribuyó de forma activa al estudio del magnetismo y las ondas electromagnéticas.

Hughes descubrió el principio esencial de la telegrafía sin hilos antes que Guillermo Marconi (vease su artículo sobre la radio); sin embargo, su descubrimiento no fue publicado hasta el 5 de mayo de 1899. Los experimentos habían tenido lugar dos décadas antes. En 1879, Hughes demostró que era posible la recepción de señales de radio procedentes de un emisor alejado un centenar de metros. Utilizó ondas de radio para generar corriente en las limaduras de zinc y plata contenidas en una válvula voltaica. Estas partículas se movían al ser excitadas por las ondas.

En honor a David Edward Hughes, la Royal Society de Londres puso su nombre a uno de sus premios, la «medalla Hughes», que se concede a «un descubrimiento original en las ciencias físicas, particularmente la electricidad y el magnetismo o sus usos». Este galardón se otorgó por primera vez dos años después de su muerte, en 1902, al eminente físico atómico J.J. Thomson, descubridor del electrón. Otras personalidades que han recibido la medalla Hughes son Hans Geiger, Alexander Graham Bell, Stephen Hawking y Enrique Fermi.

La radio

alexander popovAlexandr Popov

Popov nació el 4 de marzo de 1859 en Turyínskiye Rudnikí, hoy Krasnoturyinsk, en los Urales. Estudió en la Universidad de San Petersburgo. Fue el inventor de la antena y con ella pudo hacer transmisiones de ondas electromagnéticas a distancia.

El comienzo del desarrollo de la radiotécnica está estrechamente vinculado con el nombre del científico ruso Alexandr Popov. En 1895 Popov construyó un receptor coherente capaz de recibir a distancia, sin cables, señales electromagnéticas de distinta duración. Asimismo elaboró el primer sistema de comunicación por radio en el mundo, integrado por el transmisor de chispa de Herz, construido también a su manera, y el receptor inventado. En el transcurso de las pruebas el receptor mostró también la capacidad de registrar señales electromagnéticas de procedencia atmosférica.

En 1898 la empresa E. Ducretet de París inicia la producción de estaciones de radio de Popov para barco. La primera empresa radiotécnica de Rusia fundada por iniciativa del científico en la ciudad de Kronshtadt (cerca de San Petersburgo) a partir de 1901 empezó a fabricar dispositivos de radio para la Armada rusa. En 1904 en San Petersburgo se creó la Oficina de Telegrafía sin Hilos por el Sistema de A. S. Popov. Sin embargo, la cuestión de quién inventó la radio continúa siendo controvertida, ya que los nombres del ingeniero y empresario italiano Guglielmo Marconi, del ingeniero alemán Carl Ferdinand Brown y del inventor estadounidense de origen serbio Nikola Tesla también se destacan en el área de la transmisión de las primeras señales.

Desde 1890 continuó los experimentos de Hertz. Construyó su primer receptor de radio en 1894 y lo presentó ante la Sociedad Rusa de Física y Química el 7 de mayo de 1895, cuando transmitió señales entre un barco y tierra firme a cinco kilómetros de distancia. Por la misma época Guillermo Marconi, de forma independiente, realizaba sus investigaciones que lo llevaron también a lograr la transmisión sin cables, aunque tal y como el Tribunal Supremo de los Estados Unidos acabó dictaminando en la década de los 40, Nikola Tesla fue quien 15 años antes, inventó la radio.

braun ferdinandCarl Ferdinand Brown

Fue un físico, inventor y profesor universitario alemán galardonado con el Premio Nobel de Física en 1909.

En 1897 desarrolló el primer osciloscopio al adaptar un tubo de rayos catódicos, de manera que el chorro de electrones del tubo se dirigiera hacia una pantalla fluorescente por medio de campos magnéticos generados por la corriente alterna.1​ Desde 1898 también trabajó en la telegrafía sin hilos, inventando el rectificador de cristal. Guglielmo Marconi admitió haber "tomado prestada" la patente de Braun.

En 1909 recibió el Premio Nobel de Física, junto con Marconi, por sus contribuciones al desarrollo de la telegrafía sin hilos y especialmente por las mejoras técnicas introducidas en el sistema de transmisión (circuitos resonantes magnéticamente acoplados).

FessendenReginal Fessenden

Nacido en East Bolton el 6 de octubre de 1866 en Quebec, Canadá, fue muy reconocido por sus trabajos en las primeras épocas de la radio, incluyendo el uso de ondas continuas y la temprana - posiblemente la primera- radiotransmisión de voz y música. A lo largo de su carrera, recibió cientos de patentes por dispositivos en campos como la transmisión de alta potencia, sonar y televisión.
En 1900, Fessenden trabajaba para el United States Weather Bureau (Servicio Meteorológico de Estados Unidos) donde desarrolló el principio heterodino, con el que dos señales combinadas producen un tercer tono audible. Mientras trabajaba allí, Fessenden, experimentando con un transmisor a chispa de alta frecuencia, transmitió con éxito la voz humana el 23 de diciembre de 1900 a través de una distancia de aproximadamente 1,6 kilómetros, lo que parece haber sido la primera radiotransmisión de audio en el mundo.


Marconi Guillermo Marconi

Algunas veces es acreditado como el inventor de la radio,2​ y compartió en 1909 el Premio Nobel de Física junto a Carl Ferdinand Braun en reconocimiento a sus contribuciones en el desarrollo de la telegrafía inalámbrica.

En 1897 desarrolló el primer osciloscopio al adaptar un tubo de rayos catódicos, de manera que el chorro de electrones del tubo se dirigiera hacia una pantalla fluorescente por medio de campos magnéticos generados por la corriente alterna.1​ Desde 1898 también trabajó en la telegrafía sin hilos, inventando el rectificador de cristal. Guglielmo Marconi admitió haber "tomado prestada" la patente de Braun.

Atraído por la idea de transmitir ondas de radio a través de Atlántico, marchó a Saint John's (Terranova), donde, el 12 de diciembre de 1901 recibió la letra «S» en Código Morse, transmitida por encargo suyo desde Poldhu (Cornualles) por uno de sus ayudantes, a través de 3360 km de océano. No obstante, la primera comunicación transatlántica completa no se hizo hasta 1907. Reginald Aubrey Fessenden ya había transmitido la voz humana con ondas de radio el 23 de diciembre de 1900.

Patentó la radio, aunque solo en un país y utilizando para su realización diecisiete patentes de Nikola Tesla, fechadas el 2 de julio de 1897 en el Reino Unido. En años posteriores dicha paternidad fue disputada por varias personas. De hecho, otros países, tales como Francia o Rusia rechazaron reconocer la patente por dicha invención, refiriéndose a las publicaciones de Alexander Popov publicadas anteriormente.

Tesla Nikola Tesla

Nació en Smiljan, Imperio austríaco, actual Croacia, 10 de julio de 1856.

Llevó adelante estudios que permitirían desarrollar la radio, pero nunca desarrolló este concepto debido a que no entendía del todo la física inherente a este fenómeno. Posteriormente, cuando Guillermo Marconi reclamó por los derechos de uso de la radio en plena Segunda Guerra Mundial, la Suprema Corte de los Estados Unidos rechazó el reclamo, incluyendo en su decisión la restauración de ciertas patentes previas a la de Marconi, entre ellas algunas de Tesla.